hongo quitrido

El hongo asesino que mata a los anfibios de todo el mundo

Según los nuevos datos recopilados por investigadores de la Universidad Nacional de Australia, este hongo es responsable de la disminución de 501 especies de ranas y otros anfibios, que representan el 6,5% de todos los anfibios conocidos.

¿Dónde se dan más este tipo de hongo asesino?

Según los autores, del estudio, Australia, América Central y América del Sur se ven particularmente afectados.

El hongo quitridico es el gran culpable de esta hecatombe. Durante décadas, el parásito ha estado infestando a la población de anfibios, tanto ranas como salamandras, habiéndose visto erradicadas más de cien especies.

Hasta ahora no sabíamos dónde y cuándo surgió, pero es un hecho que el hongo tiene su origen en Corea.

Este hongo evoluciona en el agua y se desarrolla normalmente en altitud y en las cadenas de montañas. Cuando los turistas caminan por lagos y senderos, pueden propagar la infección sin saberlo al transportar partículas del hongo tóxico.

todo tipo de anfibios son los afectados por el hongo

Invisible a simple vista, el hongo quitridio tiene consecuencias dramáticas para el animal, ya que infecta la piel del batracio, lo que afecta su capacidad para regular los niveles de agua y electrolitos. Esto provoca una insuficiencia cardíaca que lleva a la muerte del animal.

La infección puede propagarse de un individuo a otro con facilidad, viéndose algunos más afectados que otros.

Ubicación del hongo mortal

Un equipo de investigación internacional ha encontrado el hongo mortal en el este de Asia. Para fines exóticos, médicos o alimentarios, el comercio global de anfibios bien puede ser la causa de la propagación de la enfermedad.

Fue visto por primera vez en Australia y más tarde en América Latina hace una década. 

Algunos incluso sospecharon que la enfermedad había sido introducida en el hemisferio norte por una pequeña rana nativa de Sudáfrica, el Xenopus. La rana toro entonces solo favoreció su difusión desde los Estados Unidos a Francia.

Para su estudio, publicado en la revista Sciences, los investigadores recolectaron muestras de hongos de todo el mundo y las combinaron con una base de datos existente.

En total tenían una colección de 200 muestras. Después, examinaron las diferencias entre los hongos e identificaron cuatro linajes principales, tres de los cuales se encontraron en todo el mundo.

Este es el cuarto tipo que nos interesa aquí, ya que este tipo de hongo solo se ha encontrado en ranas de Corea. Este descubrimiento sugiere que, en lugar de retroceder miles de años, la enfermedad se propagó masivamente hace 50 y 120 años, cuando el comercio internacional de mascotas estaba en pleno apogeo.

Baja resistencia a la amenaza

En una investigación reciente en Panamá y donde el hongo ha devastado la vida silvestre local, se ha encontrado que algunas especies de ranas desarrollan resistencia a la infección. Así, nueve especies de ranas volvieron a niveles de población cercanos a los estimados antes de la llegada de la enfermedad.

El equipo de la Universidad de Nevada en el origen del estudio se dio cuenta de que algunas sobrevivieron después de la infección. Las ranas previamente expuestas al patógeno habrían podido adaptarse y retardar el crecimiento de la infección a través de sustancias en las secreciones de la piel.

La enfermedad sigue siendo una gran amenaza para la población de anfibios. En el estudio que se acaba de publicar también se han encontrado cepas adicionales del hongo que tienen el potencial de exacerbar la epidemia actual.

El peor patógeno jamás observado

La disminución de tal cantidad de especies de anfibios en todo el mundo así lo demuestra.

Ben Sheele y su equipo determinaron que el hongo responsable de la quitridiomicosis, una enfermedad mortal que causa necrosis en la piel del animal afectado, fue responsable de la disminución de al menos 501 especies de anfibios en todo el mundo, y la extinción de 90 de ellos, entre 1965 y 2015.

Los sapos y ranas de América Central, América del Sur y Australia fueron los más afectados.

Acaba con la vida de cualquier anfibio

«Todos sabían que la quitridiomicosis era terrible, pero no sabíamos los números exactos», escribió Ben Sheele, científico investigador en ecología aplicada de la Universidad Nacional de Australia, en las conclusiones de un estudio publicado el jueves 28 de marzo de 2019 en la revista Science.

El Batrachochytrium dendrobatidis (Bd), el nombre de este hongo acuático parásito de los anfibios, es de una virulencia extrema.

Este problema ya no puede dar marcha atrás y el daño está ya hecho. Este hongo ha causado la pérdida del 6,5% de los anfibios del planeta, lo que lo convierte en «el patógeno más destructivo para la biodiversidad registrado», según los términos de Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *