Esta web utiliza cookies Puede ver nuestra política de privacidad aquí.Si continua navegando, está aceptando dicha política.
Mike Andrews The Magical
La entrada de OSSA, con su potencial tecnológico, contribuyó a aumentar la popularidad de la marca durante los años setenta en Europa. OSSA fichó al piloto británico Mick Andrews, uno de los mejores de la época.
Andrews se instaló con su mujer el verano de 1970 en Castelldefels, una población costera a pocos kilómetros de Barcelona, para desarrollar la Mick Andrews Réplica (MAR). Era muy hábil pilotando, joven y con ganas, capaz de transmitir el funcionamiento de una moto de trial con detalle.
Mick Andrews y Eduardo Giró desarrollaron la que sería una de las mejores motos de trial de la historia en las montañas del Tibidabo, justo donde actualmente está situada la torre de Collserola diseñada por Norman Foster.
La revolucionaria MAR, con su particular estética (blanca con franja diagonal verde), marcó toda una época y fue un éxito de ventas. OSSA y Mick Andrews ganaron tres ediciones de los Seis Días de Escocia de Trial, y en 1971 y 1972, dos Campeonatos de Europa. La prensa especializada de la época escribió en una prueba de la MAR publicada en el mes de diciembre de 1971 que “sus acabados rayan lo perfecto, es la mejor moto de trial existente”.

La diversificación de la marca llegó al enduro y al cross con motos tan emblemáticas como la serie Desert o Super Pioneer, además de la inolvidable OSSA Phantom de Cross.
La OSSA Phantom fue la primera moto de serie con un chasis de tubo de cromomolibdeno y basculante de duro aluminio: pesaba seis o siete kilos menos que las motos de la competencia. En su desarrollo colaboraron Hakan Carlquist y Gaston Rahier, pilotos que más tarde fueron campeones del mundo.

Posteriormente, se desarrollaron modelos como la 250 T, la famosa OSSA Copa, así como la OSSA de trial con la que Toni Gorgot ganó el Campeonato de España.

En 1985, OSSA cerraba sus puertas definitivamente.
Todos los Derechos Reservados / Aviso legal / Política de privacidad